En muchos países del mundo, particularmente en Europa, los concursos de química han tenido una gran tradición. En 1968, con la participación de sólo tres países, se efectuó en Checoslovaquia la primera olimpiada internacional. A partir de este momento, el número de naciones participantes ha ido en constante aumento, y a la fecha cuarenta países han enviado delegaciones a uno o más certámenes internacionales.El continente americano inicio su participación con Estados Unidos de América en 1983, seguido por Cuba en 1985 y Canadá en 1986. En 1991, México fue invitado para asistir como observador a la competencia en Polonia.


Dentro del marco del programa olimpiadas nacionales de las ciencias, en 1992 fue organizada, por primera vez, la Olimpiada Nacional de Química; sin embargo, con anterioridad se habían efectuado algunos concursos locales en varias entidades de la República. Ese mismo con los mejores alumnos que fueron seleccionados entre los ganadores de esta primera Olimpiada, se formó la delegación que representó a nuestro país en la XXIV Olimpiada Internacional de Química celebrada en Pittsburgh y Washington, Estados Unidos

La cultura científica siempre ha sido importante para el entendimiento del entorno que nos rodea, además el impacto que han tenido los avances científicos y tecnológicos en la historia y desarrollo del hombre, en particular en épocas recientes hace que esta cultura sea indispensable para todo ciudadano moderno, independientemente de la actividad a la que se dedique. Con el objeto de fomentar entre nuestros jóvenes, que conozcan y aprecien la cultura científica, la Dirección General de Bachillerato, promueven anualmente entre estudiantes de los ciclos de enseñanza media y media superior, un certamen individual, llamado Olimpiada de Química.